La Tradición Épica Hollywoodense

Avatar – 2009 – Estados Unidos / Calif. 6

Dirección: James Cameron.

Guión: James Cameron.

Producción: James Cameron & Jon Landau.

Dirección de Arte: Nick Bassett, Robert Bavin, Simon Bright, Todd Cherniawsky, Jill Cormack, Stefan Dechant, Seth Engstrom, Sean Haworth, Kevin Ishioka, Andrew L. Jones, Andy McLaren, Andrew Menzies, Norman Newberry, Ben Procter & Kim Sinclair.

Edición: James Cameron, John Refoua & Stephen E. Rivkin.

Música: James Horner.

Reparto: Sam Worthington (Jake Sully), Zoe Saldaña (Neytiri), Sigourney Weaver (Dr. Grace Augustine), Stephen Lang (Colonel Miles Quaritch), Joel Moore (Norm Spellman), Giovanni Ribisi (Parker Selfridge) & Michelle Rodriguez (Trudy Chacon).

Género: Acción, Aventura, Ciencia Ficción.

No pude dejar de ver en los distintos sitios sobre noticias de cine, blogs y en casi cualquier medio de comunicación sobre el aumento millonario de la taquilla que ha conseguido la última historia cinematográfica de James Cameron, Avatar, que supuestamente ha roto todos los récords de ingresos, pero como deben saber eso no es un factor para analizar dentro de este blog, solo será un dato extra como lo que sucede en este escrito, nos escapamos de ese vicio y de juzgar a las películas por lo que costaron y por lo que ganan en taquilla, lo importante como en todo el arte es el contenido. Una obra épica que tiene como principal función el hacernos reflexionar sobre nuestras acciones individuales y como especie humana a favor de un progreso que se ha deformado en avaricia a través de procesos que destruyen y acaban poco a poco con los recursos y los equilibrios naturales y sociales. La ciencia ficción vuelve a demostrar que no solo es una descripción de un futuro incierto, sino que contiene una esencial crítica social hacia las estructuras y relaciones del hombre con su contexto, una forma de mostrar las anomalías y flaquezas de una sociedad que se vuelve arrogante ante un equilibrio falso, un discurso de una realidad progresista dentro de la sínica degradación y devastación.

     La historia de James Cameron está basado en la estructura clásica de las obras de acción y épicas dentro de un arte que ha formado su propia “industria”, no es nada distinto a otras obras basadas en la literatura o historia como “The Lord of the Rings” (El Señor de los Anillos), “Braveheart” (Corazón Valiente), “Kingdome of Heaven” (Cruzada) o “Troy” (Troya), en sí tiene mucho de estas películas, es como una canción que pretende emocionarte con ciertos momentos de unión y explosividad visual, y que por lo regular son aquellos largos planos donde se ve un ejército o una explosión en masa ante un destino de valentía y sacrificio.

     A pesar de que no es un trabajo completamente revolucionario fuera de lo visual y tecnológico, su importancia recae en una serie de semejanzas que son posibles dentro de la ciencia ficción con la historia de la humanidad, en este caso sobre las conquistas y los innumerables baños de sangre que se han registrado, obviado y ocultado de unas culturas sobre otras, sobre la imposibilidad de encontrar estrategias que permitan una convivencia o una transformación y construcción de culturas y sociedades fuera de la represión violenta. La historia se desarrolla en otro planeta con la avaricia del hombre y la explotación de sus recursos, frente a la destrucción inminente de los nativos que mantienen una forma de ver distinta a la realidad, bien podemos compararla con los conquistadores de América, quienes llegaron a un mundo completamente nuevo, y que por su avaricia han marcado tal vez el exterminio de culturas más grande y sanguinario de la historia de la humanidad.

     Con trajes sintéticos y muy bien preparados, con inmensas maquinas que explotan y destruyen a su vez todo tipo de ambiente, los soldados de una compañía privada han convertido un lujo en una necesidad, la existencia de una completa locura por las recompensas soñadas, lo inmediato de un recurso no renovable nubla completamente la visión de un progreso, se vuelven parásitos de lo superfluo ignorando lo esencial. La conciencia ecológica no cabe dentro de la mente económica de una humanidad que ha logrado convertir su realidad en cifras muertas, lo humano como ser biológico y parte de un entorno equilibrado se ha relegado a lo obsoleto, el progreso se ha convertido en una masa de metal impenetrable que alberga lo militar, político y científicamente oficial, todo en nombre de lo económicamente envolvente.

     En la historia de “Avatar” es posible trasladar la conciencia de un ser a otro cuerpo físico, logrado por la ciencia y dentro de sus métodos y explicaciones, y que ningún tipo de religión ha podido demostrar la existencia del alma como un ser libre del cuerpo físico, cuestión que puede ser criticada por cualquier religión, ya que pierde misticismo y la fe tras una explicación lógica de la conciencia de los seres biológicos. El avatar se transforma en el sentido de la vida como toda una red que permite el traspaso y la inmortalidad de la energía como principal movimiento del universo, alejando cualquier idea de espontaneidad que limite la visión en dogmas inapelables de sometimiento.

     Pero no todo lo que la ciencia logre explicar esta basado en la utilización de un bien para la mayoría, la supremacía de la ciencia se ha logrado mediante lo que los sociólogos llaman “razón instrumental”, y que mantiene como meta la acumulación de riquezas y de poder manteniendo ciertas estructuras, imponiendo el pensamiento de un progreso que idealmente logrará un bienestar mediante la irresponsabilidad y el exterminio de elementos que eviten tal progreso, bien puede ser los recursos naturales o culturas completas. La ciencia siempre será la “linterna” del poder, la ciencia ha destruido más de lo que ha creado, es necesario lograr un cambio de enfoque, lamentablemente el interés humano y social por esencia son autodestructivos. La cultura de los humanoides “Omaticaya” de otro mundo y cosmovisión mantienen una relación distinta con su entorno, más apegada a la esencia natural de un mundo, que como el nuestro se ha desequilibrado desde que el ser humano ha perdido la noción de la relación y conciencia generada por todo tipo de fuerza y de energía biológica, nos hemos esforzado en excluir toda conexión con lo natural, nos hemos encerrado en la misma sociedad sin recordar las fuerzas que mantienen nuestra existencia.

     Me parece que hablar de la película sobre su simple narrativa limita la reflexión que se puede tener del cine, hablar de los magníficos efectos especiales o de la fantástica fotografía y dirección de arte de la película son comúnmente analizados desde enfoques de la técnica artística, la cual merece una exclamación de asombro, más no un análisis a fondo en este blog. Una obra épica que nos muestra un mundo completamente distinto pero que no termina de asombrar completamente desde un plano histriónico, muchas partes de la película son predecibles debido a que no le esconde nada al espectador, pero no termina por ser completamente sincero, aboga más por la empatía de la explosión sentimental, aquella esperanza de revolución de las clases bajas que luchan por sus identidad y existencia. No hay nada de que asombrarse en una obra heroica de magnitudes simplistas, un completo éxito en lo económico y en la tradición épica hollywoodense,  pero acaso ¿no es lo que pretende la llamada “industria”?

Anuncios

~ por Carlos Wilson en 27 enero 2010.

Una respuesta to “La Tradición Épica Hollywoodense”

  1. Tan obsesivo soy que he encontrado tu blog… Avatar si me gusto, no así Holmes, y bueno veo que tu compromiso con el cine es más que un hobbie… Ya verás en breve mis pasiones…

    Rafael

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s