Encontrarse en la Vida

An Education – 2009 – (Gran Bretaña) / Calif. 8

Dirección: Lone Scherfig.

Guión: Nick Hornby; Basado en las memorias de Lynn Barber.

Producción: Finola Dwyer & Amanda Posey.

Cinematografía (Fotografía): John de Borman.

Dirección de Arte: Ben Smith.

Edición: Barney Pilling.

Música: Paul Englishby. 

Reparto: Carey Mulligan (Jenny), Peter Sarsgaard (David), Olivia Williams (Miss Stubbs), Alfred Molina (Jack), Cara Seymour (Marjorie), Dominic Cooper (Danny) & Rosamund Pike (Helen).

Género: Drama.

El cine británico tiene la peculiaridad de encontrarse en lugares comunes, inclusive más que cualquier otra cinematografía nacional, las historias victorianas o clásicas son caso constante en sus producciones. En el caso de este filme, la sensibilidad británica se vuelve una característica muy atractiva y asombrosa debido a la sutileza y elegancia de sus diálogos e interpretaciones sobresalientes, sobre todo de la joven Carey Mulligan, quien aborda el personaje principal con un encanto muy especial, tan especial como para recibir premios. Jenny  es una joven muy inteligente y bella, que mantiene el sueño de su padre de asistir a la universidad de Oxford, encontrándonos en los años sesenta donde las mujeres no podían participar de manera libre en una sociedad dominada por el machismo, que las recluía a limitados espacios de profesión como la educación (menor a la docencia universitaria) o el ser ama de casa como una aspiración normal y deseable, la educación universitaria y aún la esperanza de un futuro exitoso estaba determinado por la pareja masculina que le permitiera desarrollarse en los diversos círculos sociales. Jenny se encuentra en un proceso de madurez acelerado, impulsado por sus padres y sus profesoras, y debido a su adolescencia y el contexto histórico, los años sesenta, se coloca de inmediato en un momento de rebeldía, pero que poco a poco la misma historia nos lleva por encontrar que la idea real de rebeldía se encuentra en las decisiones de la vida diaria, no en una planeación de lo que se espera a futuro, más bien en la construcción de la personalidad y del carácter con el cual el individuo se desenvuelve en su cotidianidad.

     Lo anterior me lleva a otra característica de la historia que vuelve una película muy original, ya que esta idea de rebeldía no se lleva por lo que miles de veces hemos visto representado en películas sobre esta época, sino más bien es simbolizada por la inteligencia y la claridad de una joven que tiene una sensibilidad sobre el arte y un conocimiento muy adelantado a su edad, su madurez intriga a los demás personajes y al propio espectador, asombra su ingenio y natural sensualidad. Me llama la atención este elemento ya que es imposible evitar la comparación con otro personaje femenino, quien parece que la cultura y la educación es algo simplemente decorativo en la personalidad de la mujer, y que su única función es acompañar al hombre y verse siempre bella, mientras que en el caso de Jenny (Carey Mulligan), su perspicacia e ingenio es su principal atractivo, sin duda lo más interesante de la película.

     Llama mucho la atención como es que tenemos una idea predestinada de lo que es una actitud rebelde, el romper con las estructuras o mandatos impuestos de forma violenta es el paradigma de esta actitud, pero en el caso de la película de Lone Sherfig y de la historia de vida de Lynn Barber, la rebeldía es una construcción que se va formando día a día por parte del individuo. La moda en los últimos años ha orillado a lo “rebelde” como un producto de consumo de masas, en una tipificación que ha tomado a sus ideales desde el propio cine, símbolos como James Dean, Marlon Brando o la propia Bette Davis han sido los prototipos de una supuesta libertad y desobediencia ante la autoridad, pero pocos han tenido una verdadera actitud de real contradicción ante lo establecido como la propia Jenny en esta agradable historia. Su rompimiento de las reglas no está personificada en su sexualidad o en su esencia femenina, eso lo tiene bien entendido, es más bien su papel dentro del círculo social en el que de repente se ve incluida, el cuestionamiento de las intenciones y acciones de su aparente compañero de vida, el asombro y la seducción de un mundo brillante que se va desenmarañando tras la visión de una joven mujer consciente de su realidad y contexto.

     Las relaciones de género en esa época, y en la actual, han cambiado de manera notable, aunque algunas características básicas pueden ser observadas en las relaciones de pareja vigente, y es que este tipo de relación entre los individuos, que es esencial a su existencia, se construyen en pequeños procesos en donde se establece principalmente la posición femenina como el complemento de lo masculino. Y no solo es posible observarlo en la relación de Jenny con su enamorado, si no en la relación que llevan sus papás, y es muy evidente ya que existe una desigualdad frente a las decisiones de su hija, y un espacio de expresión en lo privado de la madre ante las acciones dentro de la familia.

     Otro factor elemental en esta andanza y supuesto aprendizaje de vida, tal como lo señala el título de su traducción “Una Enseñanza de Vida”, es el encuentro constante de una mujer que en su adolescencia se ve de repente ante una madurez que si bien, no es obligada, su condición en su sociedad la confunde a ella y al público. Entonces la joven Jenny (Carey Mulligan) se convierte en uno de los personajes más rebeldes de los últimos años, ella encuentra su papel a partir de su posición como individuo, con todas sus características esenciales, se antepone ante los lineamientos que pretenden estructurarla por sus relaciones con sus distintos círculos sociales, aprende a que la libertad y la felicidad se construyen desde la conciencia del individuo, y que ninguna relación social, sentimental o profesional la define o valoriza. La sociedad se construye a partir del individuo, no al contrario.

     Como última mención debo admitir que la joven Carey Mulligan se ha convertido en una revelación más que agradable para el espectador en esta película, simplemente irradia belleza e inteligencia, un deleite para quienes nos fascina observar e internarse en el arte del cine.

Anuncios

~ por Carlos Wilson en 26 febrero 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: