Lo Onírico de la Muerte

The Lovely Bones – 2009 – (Estados Unidos – Gran Bretaña) / Calif. 7

Dirección: Peter Jackson.

Guión: Fran Walsh, Philippa, Philippa Boyens & Peter Jackson; Basado en la Novela de Alice Sebold.

Producción: Carolynne Cunningham, Peter Jackson, Aimeé Peyronnet & Fran Walsh.

Cinematografía (Fotografía): Andrew Lesnie.

Dirección de Arte: Jules Cook & Chris Shriver.

Edición: Jrian Eno.

Reparto: Saoirse Ronan (Susie Salmon), Mark Whalberg (Jack Salmon), Rachel Weisz (Abigail Salmon), Stanley Tucci (George Harvey), Reece Ritchie (Ray Singh), Susan Sarandon (Grandma Lynn), Michael Imperioli (Len Fenerman), Rose Mclver (Lindsey Salmon) & Nikki SooHoo (Holly).

Género: Drama, Fantasía.

Para muchos asistentes cotidianos al cine (es una práctica social muy común), hablar de Peter Jackson es sinónimo de hobbits, elfos y la tierra media, pero el trabajo de este director y productor va más allá de esa trilogía épica extraordinaria, como un individuo visionario de su trabajo y las posibilidades que encuentra en un medio donde cada vez el ingenio merma más. Sus formas visuales y narrativas resaltan debido algunas veces a su originalidad y espectacularidad que logra despertar en nuestros sentidos. Para su último trabajo la cuestión se centra en la familia y en la eterna curiosidad de la humanidad por lo que pasa después de la muerte, así que “The Lovely Bones” nos permite disfrutar y sufrir de la versión onírica de este afamado director y unos supuestos fantásticos sobre el alma y su estadía en un mundo entre los vivos y los muertos. La historia nos lleva por la odisea onírica de muerte, tristeza y una sociedad norteamericana hipócrita representada en un personaje que de manera cínica conoce su enfermedad y mente retorcidoa, pero que mantiene una apariencia normal. Es una historia que remonta ciertos pensamientos universales de la humanidad, en el sentido de que los muertos o sus almas mantienen un contacto con el mundo de los vivos hasta no encontrar justicia o resignación de su condición, o inclusive cuando el recuerdo ya no es doloroso, si no parte de la cotidianidad de quienes sufrieron una pérdida de una persona cercana, el recuerdo de lo que se vivió, no solo del momento de la muerte.

     La historia se contextualiza en los años setenta, lo que lleva a explicar lo precario y las pocas demandas sobre seguridad y desaparición de personas, prácticas que se han ido magnificando con el paso del tiempo y el avance de la tecnología. Pero lo que se representa en los personajes en “The Lovely Bones” es una sutil referencia a la violencia simbólica que existe en la sociedad norteamericana, una constante prueba y demostración de los individuos por encajar y esconder sus “defectos”, en el caso de la historia se exalta dentro de los demonios y el cinismo de George Harvey, asesino de la pequeña Susie Salmon, al cual no encontramos ningún indicio de excitación o de arrepentimiento, sino una calma que mantiene en una rutina, una aparente falta de juicio sobre lo bueno y lo malo, una perturbación escondida, tal y como sucede con la sociedad suburbana norteamericana en general.

     La eternidad se puede encontrar en el instante de la muerte, no nos muestran el asesinato como tal, la conciencia de la joven Susie se ve atrapada en un momento que comienza a deformar su espacio y tiempo. En muchas culturas se han relatado estos momentos como la eternidad, o la ida al cielo y al infierno, la creación de una realidad durante el momento de la muerte se ha estudiado y se ha demostrado que todavía existe cierta actividad química después del fallecimiento, lo que hace pensar que el tiempo y las realidades se deforman y estiran de manera que la lógica debe quedar fuera. Lo más interesante es que todavía existe el temor de que el asesino o los rencores de la vida persigan a la pequeña Susie, pero más bien estas ideas son construidas por parte de la familia, quienes mantienen un vínculo íntimo con la cotidianidad y la psique de quienes mueren.

     Lo que me lleva al proceso de la familia sobre entender la pérdida de manera violenta de uno de sus miembros. El temor es un elemento esencial del ser humano, pero en las sociedades modernas, aún las de los años setentas del siglo pasado, la cultura del miedo y de la desconfianza ha sido parte fundamental de la sociedad norteamericana, el ser suspicaz es una característica considerada favorable. La confianza y la libertad se han perdido en la tierra donde sus personajes la predican como algo de cada día, la hipocresía se agranda al querer imponer este estilo de vida como el correcto. El proceso de resignación es más doloroso de lo que pensamos, solo una rutina o el alejarse física o mentalmente puede ayudar a sobrepasar tal sufrimiento, en el caso de la familia Salmon, la abuela representa el sentido de la continuidad de la vida, de que existe una posibilidad de que estos dos mundos, el onírico de Susie y el real de su familia puedan construirse en armonía.

     La idea de que los muertos permanecen en la conciencia de los vivos es muy cierta, el pensamiento occidental y los procesos de nuestra mente nos permiten generar ciertas sensaciones que se experimentan de manera casi vivencial. La realidad es construida desde la conciencia del individuo, entonces Susie ha construido una realidad a partir del trauma que ataca su conciencia, su asesinato brutal, su familia ha transformado su realidad.

     Lo que más se rescata de la película es su aspecto visual, ya que la trama se vuelve un tanto común y predecible, el sufrimiento humano y la pérdida de un ser amado se ha explorado desde muchos ángulos, este no parece traer una originalidad sincera. También hay que conceder que la narración de la historia se vuelve sincera con el espectador, no pretende “sorprender” de manera típica, respeta mucho al observador, lo considera inteligente, le permite una libre interpretación y una relación con su entorno de manera más personal, y eso hace más difícil su reflexión.

Hay que Verla Por: Peter Jackson regresa con una visión onírica y excéntrica de la muerte, el proceso social y psicológico de los personajes que se ven inmiscuidos en una tragedia, la idea de la violencia en la seguridad de su realidad, el proceso de superación de manera colectiva e individual. Los asombrosos visuales y auditivos de Peter Jackson nos hacen recordar más aquellos tiempos de “The Frighteners” que sus historias épicas, se juega con la realidad y la muerte. Una historia desgarradora que todo el tiempo reta al público a ubicarse en el papel de los personajes e individuos que han pasado por la muerte de alguien cercano. Una mención especial a la interpretación de Stanley Tucci, un asesino que presenta la complejidad rutinaria del ideal ciudadano norteamericano, un actor veterano que ha pasado mucho tiempo como secundario, sin duda merecedor de algún premio.

Anuncios

~ por Carlos Wilson en 8 marzo 2010.

Una respuesta to “Lo Onírico de la Muerte”

  1. Me quedo con Distric 9…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: