Burton y Alicia, su Adaptación y Esperada Fusión.

Alice in Wonderland – 2010 – (Estados Unidos) / Calif. 6

Dirección: Tim Burton.

Guión: Linda Woolverton; Basado en los libros de Lewis Carroll.

Producción: Tim Burton, Joe Roth Jennifer Todd, Suzanne Todd & Richard D. Zanuck.

Cinematografía (Fotografía): Dariusz Wolski.

Dirección de Arte: Tim Browning, Todd Cherniawsky, Stefan Dechant, Andrew L. Jones, Mike Stassi & Christina Ann Wilson.

Edición: Chris Lebenzon.

Música: Danny Elfman.

Reparto: Mia Wasikowska, (Alice), Johnny Depp (Mad Hatter), Helena Bonham Carter (Red Queen), Anne Hathaway (White Queen), Crispin Glover (Knave of Hearts), Matt Lucas (Tweedledee/Tweddledum), Stephen Fry (Cheshire Cat), Michael Sheen (White Rabbit), Alan Rickman (Blue Caterpillar) .

Género: Aventura, Fantasía.

Una vez más nos topamos con que en todos los medios de comunicación y todos aquellos que se dicen ser especialistas o críticos de cine (no soy uno de ellos, simplemente soy un apreciador crítico, o un comentarista) sobre los nuevos récords de taquilla de la nueva cinta del querido por muchos Tim Burton. Y no es para menos, la campaña publicitaria sobre la versión de este clásico cuento para niños, y entendido de miles de formas por adultos, del autor Charles Lutwidge Dodgson y que con el seudónimo de Lewis Carroll, ha asombrado a sus lectores con “Alice in Wonderland” (Alicia en el País de las Maravillas), nos viene llenando de luminosas expectativas desde mediados del año pasado, y logrando que los millones de fanáticos de este extravagante director salgan a las salas de cine para expresar de manera orgullosa la afición sobre su obra, aunque si les preguntan sobre ella piensen que “A Nightmare Before Christmas” (El Extraño Mundo de Jack) es de su autoría como director, o si les preguntan sobre el primer largometraje no saben que es “Pee-wee’s Big Adventure” (La Gran Aventura de Pee-wee). Este fenómeno se ha vuelto común en los últimos años en el cine que algunos llaman “de culto”, y más representativo en los últimos meses, donde de repente todos son expertos en el cine de Tarantino, de Tim Burton y quien sabe, probablemente en estos días con su nuevo estreno, también salen a relucir los fanáticos de Scorsese, el culto a la imagen completamente, no al aombro artístico. Pero ya concentrados en la nueva versión de “Alicia en el País de las Maravillas”, no podríamos esperar más de este gran artista que nos lleva por un hibrido entre una explosión de colores y escenarios fantásticos, con un toque de oscuridad melancólica que lo ha caracterizado desde su vieja “Edward Scissorhands” (El Joven Manos de Tijera). La extravagancia en sus colores y escenarios es lo primero que se ve, desde el poster fuera del cine, y es lo primero que se saborea con asombro, pero como ya mencioné, era lo que menos podríamos esperar, y aunque suene repetitivo lo que más se rescata.

     El planteamiento de la historia se distorsiona de cualquier otra versión que hayamos visto, si bien no es una adaptación lineal de la historia original, el sentido por donde nos lleva el director no es muy distanciado sobre lo que sabemos aunque sea una mínima idea de la historia de la pequeña rubia. La moraleja nos induce a creer que la imaginación y el arriesgarse a seguir los sueños de la vida son esenciales para concebir un mundo de posibilidades casi infinitas, algo que la mayoría de las narraciones hollywoodenses fantásticas no se han cansado de repetirnos, y que en esencia en esta narración la vuelven hueca y sin pretexto para sorprender más allá al espectador, fuera de los colores y maravillosos simbolismos gráficos, más no un contenido para recordar.

     La fusión de la locura, lo onírico y la realidad se ven desarrollados de manera superficial en la idea de Alicia como una mujer inadaptada y rebelde a su tiempo y espacio, como poseedora de una mente imaginativa que logrará innovar su realidad y de quienes la rodean, por pensar “fuera de la caja”, cuestionarse a la sociedad estrecha y estructurada como lo es la victoriana del siglo XIX. Tim Burton nos muestra a una Alicia de esencia más oscura debido a que choca de manera interna lo que debe ser, y en contrapartida las alucinaciones que hacen de la locura su forma de pensar el mundo de manera distinta.

     La lucha entre lo bueno y lo malo se maneja de manera muy sencilla en la narración, los colores funcionan como direcciones simbólicas que nos llevan a imaginar (eso si en 3d) los contextos y los anhelos de los personajes, los temores y la personalidad de cada uno de ellos. Hay que reconocerle a Tim Burton que impulsa al público a una capacidad imaginativa o receptiva notable, nos guía en una casi épica historia donde la locura es la premisa para entender la racionalidad de su sencillez narrativa. La locura desde el cine, una fascinación artística más no socialmente cotidiana.

     En el nuevo trabajo de este afamado director no pueden faltar dos de sus elementos más emblemáticos, Johnny Depp y Helena Bonham Carter ayudan de gran forma a darle ese sentido “Burtoniano” a la historia, le dan una categoría de culto a pesar de ser una película de Disney. Y en este sentido existe un cierto flirteo entre el “sombrero loco” y Alice, que es entendible ya que a Depp no se le iba a relegar a un papel totalmente secundario, esta imagen de galán de cine, al cual no le reclamo mucho por su capacidad interpretadora, fue explotada de buena forma dentro de su extravagancia, caso que se demostró dentro de la sala de cine y aquellos suspiros de las chicas cada vez que aparecía en espectacular 3D un “close up” de este personaje, y que según testimonios de otros amigos, no era exclusivo de la función que yo presencié. La inocencia de los personajes es clásica ya en Burton, su esencia ingenua en todos los personajes, menos los “malos”, nos enternece a pesar de una apariencia retraída y hasta gótica, ese toque no lo ha perdido el maestro.

     No es la mejor obra de Tim Burton, el rumor general sobre que se trata de una obra muy personal de este director me parecen fantasías de  aquellos miles de fanáticos que se han asombrado con sus historias, incluyéndome. El que aparezca tras la marca de Disney me parece muy sospechoso pensar en una completa libertad creativa. No me parece que explote sus verdaderas intenciones, sus verdaderas aficiones con respecto a la historia. Su expresión y maestría en construir personajes maravillosos se han quedado en historias más personales como Ed Wood, Edward Scissorhands o Edward Bloom (Big Fish), no en una historia que parecía apurada por mostrar todos los elementos, y que no enfoca en ningún conflicto nada de profundidad.

Para que la Vean (todo cine merece ser visto) por: Como era de esperarse la versión de Tim Burton asombra de manera visual a cualquier tipo de público, pero queda muy plano dentro de lo narrativo, existe una apuración por mostrar todo el imaginario visual de la producción y se desconcentra de su contenido. El pretexto de una nueva historia, o una nueva Alicia, no es precisamente su fuerte. Es para verla en el cine sin duda, y en 3D si se puede mejor, y existen algunos detalles que serán recordados por los fans, como el baile de Johnny Depp (Mad Hatter – El Sombrerero Loco), pero fuera de eso no es la gran adaptación que se esperaba.

Anuncios

~ por Carlos Wilson en 17 marzo 2010.

Una respuesta to “Burton y Alicia, su Adaptación y Esperada Fusión.”

  1. Me encanto mucho, pero creo que soy la persona menos indicada para valorarla, dado que son muchos detalles que me encantan.
    Muy buena critica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: