La Inspiración Quebrantada.

The Blind Side – 2009 – (Estados Unidos) / Calif. 3/10

Dirección: John Lee Hancock.

Guión: John Lee Hancock; Basado en el libro de Michael Lewis.

Producción: Broderick Johnson, Andrew A. Kosove & Gil Netter.

 Cinematografía (Fotografía): Alar Kivilo.

Dirección de Arte: Thomas Minton.

Edición: Mark Livolsi.

Música: Carter Burwell.

Reparto: Sandra Bullock (Leigh Anne Tuohy), Tim McGraw (Sean Tuohy), Quintin Aaron (Michael Oher), Jae Head (S.J. Tuohy), Lily Collins (Collins Tuohy9 & Kathy Bates (Miss Sue).

Género: Drama.

Pocas veces voy al cine con la expectativas tan bajas sobre una película, por lo regular trato de ser muy selectivo y enfocarme en las historias, autores e interpretadores, trato de evitar mucha “paja” que estrenan cada semana en los cines comerciales, y es que debido a que ya no tengo tiempo como antes, mis opciones de salas cinematográficas y días de visita al cine se han reduciendo. En este caso acompañando a mi familia entre a ver “The Blind Side” (Un Sueño Posible), que desde que la vi anunciada en los premios Oscar sabía que se trataría de un relato melodramático de esos típicos hollywoodenses que pretenden conmover e inspirar además de mostrar supuesta concientización sobre temas raciales o culturales, y cuál fue mi ingrato presagio que esta película, terriblemente es eso y nada más. Las formas de contar la historia, la estructura espacial y temporal de esta, los escenarios o dirección de arte, la fotografía e inclusive las interpretaciones son viles ejemplos de la superficialidad y la sobre construcción sintética de una forma de hacer cine que cada vez más muestra su falta de sinceridad e ideología aplastante, “The Blind Side” es el relato por excelencia del doble discurso de la sociedad estadounidense, aquel que pretende mostrar cierta comprensión a los cambios sociales y culturales, un falso progreso , y el verdadero que sigue calando y manteniendo estructuras y formas culturales dominantes y denigrantes. Para el groso público “The Blind Side” de John Lee Hancock, y ahora después de los premios, de Sandra Bullock, se vuelve una historia inspiradora, conmovedora en muchos aspectos, pero después de una observación un poco más profunda se pueden encontrar elementos que la transforman en un detestable relato simplista y hasta insultante.

     Michael Oher es un joven más que ha sufrido la ruptura de su familia de manera extrema, su madre adicta a las drogas y su padre es un elemento fugaz, pero como también muchos de estos chicos pobres, y sobre todo aquellos que son parte de una “minoría”, Michael tiene la habilidad física y atlética de un posible deportista de alto nivel, y que una familia de blancos adinerados con el tiempo darán cuenta mientras le apoyan económicamente y lo van incluyendo en su familia, en gran medida debido a su carácter noble. Una vez más nos encontramos frente a una película basada en hechos reales, tal parece ser que el cine no es una expresión de la realidad si no lleva esta etiqueta, otra errónea idea que ya es considerada común. La comparación con la realidad se complementa en esta película con imágenes finales de los verdaderos protagonistas, solo que bajo una deconstrucción estilística que no hace más que demostrar desde un pirncipio su falsedad y manipulación al público.

     El elemento que sale más a relucir dentro de esta narración es que una vez más el estereotipo racial y cultural queda implícito en los personajes en el papel que juegan dentro de la historia y de su contexto social. Los personajes de raza negra representan toda una gama de estereotipos denigrantes: el consumo de las drogas y el alcohol, como la madre y vecinos, el uso del lenguaje ofensivo, la violencia física y el uso de armas de los “amigos” del protagonista, y sobre todo la gran capacidad atlética para desarrollarse en los deportes de Michael Oher, contrastando con su capacidad académica, la cuál es expresada como nula, dando entender que lo primitivo se impone al intelecto o lo civilizado en este personaje. Del otro lado también encontramos que los blancos son representados como más cultos, refinados, comprensivos, menos violentos y dispuestos a cambiar su condición cultural y de ayudar a otros, como a Michael, parte de una minoría, para que pueda cumplir sus sueños. Como podemos ver de esta descripción, la dominación de la raza y la cultura se mantiene como estructura importante en la sociedad norteamericana, y esta película no deja lugar a ninguna otra opción.

     La deformación de la historia consiste principalmente en su marcada construcción de personajes que sean “atractivos” a la pantalla, lo cual le resta mucha creatividad y veracidad a la misma historia, termina como un producto cultural desechable. La apariencia de un set de televisión y el perfecto maquillaje y la perfecta fotografía denota que fue realizada bajo los estándares más estrictos del cine norteamericano, lo que significa que no existe una pizca de auténtica expresión artística. Esto lo convierte en un producto que causa repulsión a cualquiera que se diga cinéfilo, es el ejemplo perfecto para referirse a la “basura hollywoodense”, claro en el género de drama, ya que también existen “basuras” que se dicen de acción, romance y comedia.

     Nunca había hablado tan mal de una película, considero que todas tienen algo rescatable, y de esta solo se puede encontrar en la crítica que se hace sobre algunos aspectos de la cultura norteamericana, sobre todo en su “expresión cinematográfica” (no la generalizo, hay muy buenos trabajos dentro y fuera de lo que llaman industria) y que se comprende de primera vista, no es necesario ser analista de cine para poder captarlo. Pero aquí reside el propósito de la historia, ¿qué pretende? ¿inspirar o engañar? Las historias de vida ya no pueden generalizarse en un mundo que camina hacia una individualización brutal, la representación de falsos estereotipos se disuelve en la conciencia de cada uno de los espectadores, solo será engañado quien quiera creer la mentira de la movilidad social y de la integración cultural, el cine todavía ayuda a que esto no suceda, y podría ayudar a romperlo, pero con otras historias.

     La razón principal por la cual esta película se ha visto en casi todo el mundo es debido a los premios que recibió Sandra Bullock en su papel de una mujer trabajadora y ama de casa que de repente decide ayudar a un joven negro, y es otra gran mentira que su interpretación merezca tales elogios. Para resumir les doy mis cinco razones primarias por las cuales no merece tales reconocimientos:

  1. Su expresión facial y corporal no dice mucho, sus líneas o diálogos son repetitivos y comunes en un drama de este tipo, no hay nada nuevo.
  2. Su supuesta valentía y necedad es un cliché antiquísimo del cine.
  3. Su fortaleza es una imitación de lo masculino a través de lo femenino mal lograda.
  4. No se nomina a toda una película solo por una interpretación, hay que ver su historia y como es contada, y contra una historia tan terrible Sandra Bullock no hace diferencia en esta desfachatez.
  5. Frente a grandes interpretaciones en el año como Meryl Streep en “Julie & Julia” o Carey Mulligan en “An Education” no hay competencia, y eso solo por nombrar a quienes estaban nominadas al Oscar también.

Anuncios

~ por Carlos Wilson en 8 abril 2010.

2 comentarios to “La Inspiración Quebrantada.”

  1. Muerete

  2. Apoyo al de arriba… Ycomo siempre sale el que lo ve todo NEGATIVO!! Ya me imagino como ha de ser tu vidaaa…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: