El Amor de la Antropología por el Cine

strong>Nanook Of The North – 1922 – (Estados Unidos – Francia) / Calif. 10/10

Dirección: Robert J. Flaherty.

Guión: Robert J. Flaherty & Frances H. Flaherty (Idea).

Producción: Robert J. Flaherty & John Révillon.

 Cinematografía (Fotografía): Robert J. Flaherty.

Dirección de Arte: Robert J. Flaherty.

Edición: Robert J. Flaherty, Charles Gelb & Herbert Edwards (1947).

Música: Rudolf Schramm (1947) & Stanley Silverman (1976).

Reparto: Allakariallak (Nanook), Nyla (Esposa de Nanook), Cunayou (Esposa de Nanook), Alle (Hijo de Nanook) & Allegoo (Hijo de Nanook).

Género: Documental.

Los documentales siempre han tenido un gran problema desde su existencia en el cine, la veracidad del tratado de los temas que persiguen durante toda su narración, la información que se maneja es impresionante y es en esta expresión cinematográfica donde el editor y montaje toman un papel fundamental en el resultado y por lo tanto en el mensaje que se transmite. Observando a “Nanook Of The North” (Nanook), se puede comprender el estilo que el documental adquiere y que ha perdurado hasta nuestra época, la cuestión es el ojo que mira desde una plataforma muy distinta en cuestiones que son desconocidas para la mayoría de los espectadores que han decidido observar algo que pretende ser realista. El documental como un proyecto antropológico nos acerca a lugares, culturas y temas alejados o cercanos a nuestra realidad fuera de la ficción narrativa de un arte que nació siendo eso precisamente, una ficción representativa de la realidad. Nanook es la historia cotidiana de un esquimal que a inicios del siglo XX mantenía el estilo de vida tradicional de esa cultura, formas que para el cineasta Robert J. Flaherty asombraban de forma poética en un mundo que se homogeneizaba tras una modernización incontenible. Como la antropología, el documental de 1922 nos muestra de manera gráfica todo un estudio sobre una cultura diferente a lo occidental, toda una obra épica que nos lleva de visita al ártico canadiense con la ingenua intención de mostrar una realidad diferente, antaña, casi salvaje, que iba en contra de un proceso civilizatorio, pero como los antropólogos del siglo XIX y XX que respondían a intereses distintos, hasta imperialistas, “Nanook” puede cuestionarse desde su misma estructura, su forma de contar la historia, ¿es en verdad una muestra de la realidad, o fue manipulada por el propio Flaherty?, es una interrogante que los espectadores pueden responderse de manera individual o en un debate, y es que tal vez sea una de las películas de la historia del cine que más se ha debatido.

Como ya había mencionado en otros escritos, el cine es toda una artificio que genera representaciones icónicas sobre la misma realidad, y las representaciones culturales como la de Nanook se han formado en un imaginario colectivo de manera ya permanente, el cine es precisamente el campo cultural que en el siglo XX formó mucho del imaginario contemporáneo y que ya forma parte de nuestra cotidianidad. No es un disparate afirmar que Nanook es el primero o uno de los primeros personajes que se convirtieron en estereotipos, en este caso formando un perfil de lo que es el “esquimal”, y que servirían como inspiración para otro tipo de expresiones caricaturescas  y en otras formas artísticas. Nanook es queramos o no lo que sabemos de los esquimales, y más bien es lo que Robert J. Flaherty ha legado en la cultura occidental, un tributo romántico a su visión de lo que no es él, de lo que no es occidental.

Hay una escena muy famosa en el documental, la familia se presenta tras un pequeño viaje en kayak, los cinco miembros de la familia, incluyendo a Nanook, sus dos esposas y sus dos hijos y además un pequeño perro salen del mismo Kayak tras una secuencia excepcional por su introducción y la cómica interpretación de los personajes, pero inmediatamente nos damos cuenta que se trata de una creación de montaje, ya que es físicamente imposible que toda la familia pudiera estar dentro de ese kayak. A lo que quiero llegar es que existe una construcción cinematográfica completa de estos personajes y en general de cualquier película, aunque sea de un documental. Las intenciones de un cineasta, aunque se trate de una aproximación a la ciencia u otro arte siempre estarán supeditadas a dos conceptos muy importantes de la cinematografía, al “que cuenta” y “como lo cuenta”. Como seres culturales, sociales y políticos, cualquier autor, ya sea individual o que represente a toda una industria ideológica, tiene una inclinación que se impone al espectador, nos obligan a ver la realidad desde unos ojos muy particulares.

La importancia de este film es que representa un estilo de expresión artística que explica muy bien todo un género de la cinematografía. “Nanook Of The North” es un documento histórico no tanto como lo pretendía su autor, sino más bien como un precursor en el acercamiento del arte y de la cinematografía a las ciencias sociales, la creación de la imagen en movimiento como un ensayo autorizado en el quehacer científico.

Anuncios

~ por Carlos Wilson en 28 abril 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: