Escapando dentro de la Modernidad

Escapando Dentro de la Modernidad.

Kimssi Pyoryugi (“Náufrago en la Luna) – 2009 – (Corea del Sur) – Calif. 7.5/10

Dirección: Hae-jun Lee.

Guión: Hae-jun Lee.

Producción: Woo-Suk Kang & Moo Ryung Kim.

 Cinematografía (Fotografía): Byung-seo Kim.

Dirección de Arte: Gongjakso Hwasung

Música: Hong-jip Kim.

Reparto: Min-heui Hong ( Min-hee Hong) & Jae-yeong Jeong (Kim Seong-geun).

Género: Comedia.

En la actualidad observar cine de cualquier parte del mundo se ha vuelto casi cotidiano, lamentablemente esto se ha reducido a un ambiente muy íntimo, prácticamente solo podemos hacerlo gracias a la piratería de nuestro centro cultural favorito o gracias a la poderosísima internet, donde inclusive ya no es necesario descargar una película, si no que se puede ver como video de “You Tube”. Esta nueva forma de ver cine de latitudes muy lejanas o extrañas para nuestra cultura se da gracias a que existe un atraso cultural referente al cine en nuestra ciudad, en donde de repente nos hemos quedado sin un festiva decente donde proyecten esas maravillosas obras que andan dando vueltas por festivales de todo el mundo, y es que la experiencia sensitiva de ir al cine y observar estas historias proyectadas en verdadero cine, o sea celuloide, se ha restringido a los caprichos del mercado. Los cinéfilos o simples consumidores de este hermoso arte tenemos que aprovechar aquellos pequeños espacios de exhibición como fue el pasado Foro Internacional de la Cineteca Nacional, que entre varias se presentó una historia muy simpática y conmovedora proveniente de Corea del Sur, un cine que se ha ganado un espacio especial en el imaginario cinéfilo gracias a producciones de estos últimos años y sus victorias en diversos festivales, destacando sin duda historias de gran calidad en tanto su crítica social y su propuesta visual, quien no recuerda aquella maravillosa trilogía vengativa de Chan-woo Park (Symphaty for Mr. Vengeance, Old Boy & Lady Vengeance). Esta película se trata de la segunda obra de un director que intercambia la violencia por un toque cómico y hasta tierno, pero manteniendo una visión muy ácida y crítica sobre las transformaciones sociales y el gran mito de la modernidad, una gran opción de ver como estos problemas que son en parte comunes a nuestra realidad afectan a una sociedad y cultura distinta a la nuestra, la inmersión de una sociedad global y la idea de la economía como salvadora y justa reinante de nuestra cotidianidad.

La historia es muy sencilla, y gracias a esto la reflexión sobre la realidad imperante en casi todo el mundo se comprende con mayor nitidez, un joven urbano que pudiera definirse como muy “normal”, que tiene un trabajo “normal”, en una oficina “normal”, de repente se ve atrapado en un vértigo personal de fracasos, tanto en lo personal como en lo profesional, su novia lo ha dejado por ser un perdedor, ha perdido su empleo y está lleno de deudas gracias al maravilloso crédito bancario con el que muchos nos hemos emocionado, tras esto, decide suicidarse, el intento es saltar de un puente en medio de Seúl, sobre el río Han, obviamente su intento falla y queda relativamente atrapado en una péquela isla justo en medio de la ciudad, de repente es náufrago en medio de la inmensa modernidad; mientras a lo lejos una joven que tiene una deformación facial se encierra en su habitación, eso sí con una vida social muy agitada gracias a las redes sociales virtuales, y que gracias a su cámara fotográfica con telescopio encuentra al náufrago y lo observa en su transformación a lo salvaje. Como no podría ser de otra forma comienza a fascinarse por esta situación, incitando a que una comunicación por carta se dé, resultando en una relación sentimental de asombro por el desconocimiento de uno y de otro, y también por la mórbida reciprocidad de observador y observado, algo así como un voyerismo muy relajado.

Las dos historias en conjunto se vuelven muy interesantes, la joven mujer que supuestamente tiene un defecto facial, que es solo en el discurso por que cuando aparece en pantalla resulta que es muy atractiva. Ella se ha creado toda una vida dentro de la tecnología, inclusive hasta edita fotos para mostrarse a sus “conocidos” de maneras distintas, se encuentra encerrada dentro de una multitud virtual, es el prototipo de la personalidad futura, se ha perdido la dualidad de la realidad virtual y de la realidad cotidiana, pero esto es solamente un ejemplo más del acelerado cambio en la individualidad moderna.

El joven que se ha desterrado por decisión propia y accidental, es en cierta forma lo contrario a su compañera protagónica, él está decidido a romper todo lazo con la civilización, esto se vuelve evidente cuando le es enviado comida por un servicio de entrega, y se rehúsa a recibirlo inspirándolo a sembrar su propia comida, lo irónico del caso es que se encuentra perdido en medio de la inmensidad urbana. Su necesidad de escape se ve forzado debido a que dentro del ritmo y de lo injusto de un sistema que aplasta y confunde debido a su tendencia individualista y su necesidad a seguir a la masa, se ve perdido en un espacio y en un tiempo que nunca le ha garantizado un bienestar, hasta que en su aventura evasiva encuentra una recluida como él, un “outsider” con la cual comparte su desilusión de la sociedad.

La forma en que es narrad es bastante ligera y simpática, las partes con el “pato lancha” son muy tiernas y divertidísimas. En realidad no muestra nada nuevo, ni tampoco una particularidad cultural o de cine oriental, es más un experimento en donde se juega con la combinación de la tradición occidental cinematográfica con elementos narrativos muy peculiares, una visión del mito de la modernidad occidental, visto desde un humor convencional pero con elementos coreanos, que son bien ejemplificados en los momentos en que aparecen los simulacros de ataque por la tensión entre las naciones Coreanas, algo que es representado como una necesidad automatizada, es un martirio para todos pero es acatado con disciplina.

Al final se trata de una historia que no pretende más allá de una crítica a la falta de comunicación en el mundo actual, tal vez su falta de compromiso con la historia que se plantea hace que se pierda el interés al final de la película, lo que más se rescata es el regreso a la simplicidad de un saludo y una contestación puntual: “Hello”, “How Are You” “OK”, “Me Too”, con esas frases los personajes decían todo lo que querían.

Anuncios

~ por Carlos Wilson en 18 junio 2010.

Una respuesta to “Escapando dentro de la Modernidad”

  1. maravillosa!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: