Los Juguetes Eternos, La Diversión Interminable

Toy Story 3 – 2010 – (Estados Unidos) – Calif. 9.0/10

Dirección: Lee Unkrich.

Guión: Michael Arndt, John Lasseter, Andrew Stanton & Lee Unkrich.

Producción: Darla K. Anderson.

Producción Ejecutiva: John Lasseter.

 Cinematografía (Fotografía): Estudios Pixar.

Dirección de Arte: Bud Luckey & Juliet Pokorny.

Música: Randy Newman.

Reparto: Voces: Tom Hanks (Woody), Tim Allen (Buzz Lightyear), Joan Cusack (Jessy), Ned Beatty (Lotso), Don Rickles (Mr. Potato Head), Michael Keaton (Ken), Wallace Shawn (Rex), John Ratzenberger (Hamm), Estelle Harris (Ms. Potato Head), John Morris (Andy) & Jodie Benson (Barbie).

Género: Animación, Familia.

Mientras el tiempo pasa nos topamos con una inundación de información brutal, esto ha comenzado una revolución social en nuestros días, y ya sea el futbol o cualquier interés de nivel mundial, la sobre carga de información de todo tipo es importante, ante esto nuestra adaptación se vuelve más acelerada, y en el caso del cine comercial en poco más de seis meses hemos visto, emocionados y ávidos del consumismo que proponen, a las películas más taquilleras de toda la historia, ya sea por un universo futurista y moralmente inestable como “Avatar” de James Cameron o replantearse de manera psicodélica a “Alicia en el País de las Maravillas” de Tim Burton, ambas con recaudaciones mayores a los 1.000 millones de dólares. Para cerrar con broche de oro un año de taquillas impresionantes, y esto no quiere decir que más personas asistan a las salas, también tiene que ver que gracias al IMAX, al 3d y sobre todo que las entradas cuestan cada vez más, se presentan en el verano los juguetes favoritos de muchos y de varias generaciones: Woody, Buzz, Slinky, Rex, Hamm, Señor y Señora Cara de Papa, Jessy y Tiro al Blanco, para una última aventura que se antoja bastante buena, ya que hablamos de una película y saga que no solo revolucionó las películas infantiles, sino también todo el cine, gracias a aportes tecnológicos y que sembraron el inicio en la animación de manera artística y cinematográfica, ya que se plantea una producción y una planeación estética y narrativa desde una expresión artística. Gracias a personajes como Andrew Stanton y John Lasseter quienes formaron Pixar y otorgaron a la animación un sentido de importancia a lo que se cuenta en combinación con lo que se vende, Toy Story fue la primera gran obra de cine de animación que llegó a casi todo el mundo, generando fans y entusiastas sobre la animación por computadora, y con esto no quiero decir que la animación anterior no contenga esa característica que lo vuelve un producto artístico, es más bien que estos genios de Pixar encontraron la unión perfecta entre calidad, historia, tecnología y calidad en largometrajes, y que cada vez que anuncian un nuevo título las expectativas son enormes, y que la mayoría de las veces cumplen.

Esta nueva trilogía que ya puede ser considerada como clásica (y que en los años venideros será así), nos ha narrado el cambio y las difíciles lecciones de unos juguetes muy especiales, quienes guiados por el líder Woody, un vaquero, tienen como única función e ilusión el entretener y divertirse con su dueño, Andy, un niño muy dulce. Para esta tercera entrega Andy ya no es un niño, es un joven que está a punto de irse de su casa para empezar la universidad, entonces debe deshacerse de los juguetes que todavía le quedan, sus favoritos, entonces su mamá le da dos opciones o donarlos o a la basura, cosa que logra un cambio de actitud de los juguetes frente a Andy, que piensan que éste ya no los quiere y los piensa desechar, decidiendo entrar a una caja para ser donados a una guardería. Las aventuras son muy divertidas y el tono de la película es adecuado para todo tipo de público. Woody, Buzz y el resto de la familia de juguetes se encuentran encerrados prontamente en un lugar que al principio parece maravilloso, pero al poco tiempo se darán cuenta que una guardería puede ser un lugar peligroso para las juguetes, debido a los muy jóvenes niños que no saben jugar con ellos y que los maltratan, además de un grupo de juguetes liderados por un oso que fue reemplazado por su dueña años atrás.

Una vez más los juguetes y personajes de esta mágica historia se cuestionan su existencia y su función, el saber que son desechables y que en cualquier momento se pueden deshacer de ellos, por eso la decisión de irse a una guardería donde los niños nunca faltan y donde siempre jugaran con ellos, es la opción más interesante. Los juguetes saben que solo pueden existir si se juega con ellos, su estancia solo para verlos ya fue evidenciada como estéril y sin sentido en la segunda parte. Un juguete puede ser algo más  que un simple objeto, un compañero fiel que ayudará al niño a sobrellevar partes esenciales de su formación, y todos aquellos que han visto cualquiera de las tres películas saben de esto, todos recordamos algún juguete o inclusive un simple objeto, que no es necesario que tenga una personalidad o una apariencia especial, puede ser desde un muñeco hasta un balón de fútbol o unos patines, o una bicicleta, la cuestión es que son parte de la construcción que nos hacemos del mundo, muchas veces a lo que jugamos nos da carácter para nuestra vida futura.

El apego de Andy a sus juguetes es un ejemplo de crítica muy superficial y ligera sobre el consumismo de nuestros días, el de destruir y reemplazar juguetes como si fueran desechables, actitud de una sociedad consumista que no tiene apego a los objetos, con la excepción de aquellos que tienen una obsesión de coleccionista, cada vez es más común. En resumen los juguetes tienen un propósito, una conexión con nuestro ser desde nuestras psique hasta nuestras características físicas, yo como parte del segundo grupo (de los obsesionados) creo que los objetos pueden tener cualidades específicas que nosotros mismos les otorgamos, características sentimentales y hasta de existencia propia, y Toy Story es un gran ejemplo cinematográfico de esto (una disculpa a todos ya que nunca uso una apreciación tan personal en este blog, pero la película lo ameritaba).

En este tipo de películas familiares y de tanta convocatoria no puede faltar el discurso que exalte algún valor moral o social, fuera de la relación con nuestros juguetes, el otro gran discurso (muchas veces es un discurso cínico) es la familia, y la aceptación de aquellos que se quieren dentro de un grupo a pesar de las diferencias, que si bien existen problemas y desacuerdos la unidad no se debe perder, es un valor esencial de la sociedad. Mantenerse juntos es un elemento de la película, aunque cada juguete tiene propósitos y estilos distintos, su unión también es la razón de su personalidad, así como la relación con su dueño. En una idea muy extremista se podría comparar al individuo, que es lo que es debido a la relación con lo terrenal o socialmente inmediato y con la otra relación, con lo spiritual, lo religioso, el ser supremo, que para estos adorables personajes es Andy, o simplemente sus dueños.

Este es el cierre definitivo de esta saga que marca culturalmente, técnicamente y publicitariamente una época de la historia del cine y de muchas personas, una completa leyenda. Tal vez las expectativas hayan elevado tanto que el resultado puede ser criticado, pero dentro de tantas películas de animación que se hacen en estos días y la estrategia insistente con el 3d, es un producto más que aceptable. El sentimiento brota en las últimas escenas, una obra que cierra por fin de manera exitosa una franquicia que fuera de todo consumismo que representan, es una obra de arte del cine de nuestros tiempos (me refiero a la trilogía completa, no a esta película), además un momento final para mi personaje favorito “Bulls Eye” o mejor conocido como “Tiro al Blanco”.

Anuncios

~ por Carlos Wilson en 21 junio 2010.

2 comentarios to “Los Juguetes Eternos, La Diversión Interminable”

  1. […] Los Juguetes Eternos, La Diversión Interminable junio, 2010 4 […]

  2. es un rollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: