La Culpa Eterna, La Sangre de la Vida, La Oscuridad del Vampiro.

Bakjiw (“Sed de Sangre”) – 2009 – (Corea del Sur) – Calif. 8.0/10

Duración: 133 Min.

Dirección: Chan-wook Park.

Guión: Chan-wook Park & Seo-Gyeong Jeong / Basado en la novela de Émile Zola “Thérèse Raquin”.

Producción: Chan-wook Park, Ahn SooHyun, Joon H. Choi, Hak-beom Kim, Ki-moon Nam & bob Seh.

Producción Ejecutiva: Miky Lee & Katharine Kim.

 Cinematografía (Fotografía): Chung-hoon Chung.

Dirección de Arte: Seong-hie Ryu.

Edición: Jae-beom Kim & Sang-bum Kim.

Música: Young-ook Cho.

Reparto: Kang-ho Song (Priest Sang-hyeon), Ok-bin Kim(Tae-ju), Hae-sook Kim (Lady Ra), Ha-kyu Shin (Kang-woo), In-hwan Park (Priest Noh), Dal-su Oh (Yeong-doo), Young-chang Song (Seung-dae), Mercedes Cabral (Evelyn) & Eriq Ebouaney (Immanuel).

Género: Fantasía, Drama.

En estos días las salas de cine se llenan de ávidos adolescentes que se emocionan y retuercen debido al relato “emo-romántico” “Eclipse”, con vampiros que logran soltar suspiros y hasta hombres lobo que son considerados “Súper Sexys”, y claro no podemos olvidar el objeto del deseo entre dos razas súper naturales, una joven que no sabe a quién debe corresponder su amor, y que sufre desesperadamente debido a un drama adolescente que ofende a las mentes jóvenes, y que a pesar de su obviedad transparente y ridícula, los fanáticos de la historia no se han dado cuenta de tales ofensas. Toda la miel insípida que expresan en pantalla, las lagrimas y el dinero que continuará por lo menos un par de semanas más en cartelera, y lo más terrible del asunto es que esta “saga” es ya anecdótica del cine de inicio del siglo XXI, y viene deformando la esencia de los vampiros desde hace ya 3 años. Esta mención se coloca en perspectiva ya que al mismo tiempo se ha estrenado una película que trata el tema de los vampiros, pero desde una perspectiva mucho más elaborada, desde una mente artística cinematográfica, que a pesar de provenir de una cultura distinta a nuestra visión del mundo asombra a cualquier espectador, una historia que vale la pena ver del autor de Corea del Sur Chan-wook Park.

Chan-wook Park es reconocido en todo el mundo por su trilogía de venganza, que logró premios y aplausos en todo el mundo, y para esta nueva entrega no desentona en ese sentido, ganando en festivales por todo el orbe, destacando el famosísimo y muchas veces sobrevalorado Cannes, aunque en este caso fue bien merecido. “Bakjiw” o “Sed de Sangre” como lo tradujeron en México, trata sobre la historia de un joven sacerdote católico de Corea del Sur, con un interés filantrópico extraño, ya que conjuga la religión con la ciencia. Este decide ir en una misión hacia un lugar en África, donde una extraña enfermedad está matando de forma terrible solo a hombres asiáticos y de raza blanca, durante su estadía y tratando de descifrar una cura en un laboratorio, el sacerdote es infectado, lo que dará paso a su inmiente muerte por hemorragias, pero durante el procedimiento normal para tratar de salvarle la vida, en una transfusión de sangre al parecer normal, se recupera milagrosamente, lo que le permite regresar a su lugar de origen donde es tratado como salvador y poseedor de milagrosos poderes, pero sorprendentemente rápido se da cuenta de que el olor de la sangre y su sabor lo atraen frenéticamente, hasta darse cuenta de que sin ella no puede sobrevivir, se ha transformado en un vampiro, y en uno bastante extraño, un fiel católico que debe servirse de la sangre de otros para sobrevivir.

El gran acierto del director comienza en la tenue transformación de las imágenes, que van de expresiones brillantes a una sensación opaca que va llenando poco a poco la historia, hasta convertirse en una relato completamente oscuro y que en tonos grisáceos expresa de manera fantástica y hasta literaria la esencia vampírica: la elegancia en la mirada, el atractivo sexual, la culpa y la desesperación de una supuesta eternidad bajo las sombras. Y gracias a estos elementos de lo que el cine y la literatura nos han hecho entender como la “esencia del vampiro”, el autor juega con ellos y con otros símbolos que son parte de su vida como católico, y que en México podemos comprender, sobre todo por el pasaje de las celebraciones dominicales sobre beber la sangre de Cristo, representada en el vino. La eterna culpa, la sangre, el pecado, el sexo, el catolicismo, todos símbolos de sociedades dominadas por ese sentimiento de culpa que hace que sea un vampiro muy humano en principio.

La sangre es la salvadora en la historia de Chan-wook Park, eterno mito del cristianismo que ha impregnado en dos mil años el arte de su misticismo redentor, en la transformación del vino en sangre. El protagonista no solo cae ante la tentación de la inmortalidad de su condición, su lucha interior frente a la moralidad católica y la necesidad biológica se pone de entredicho desde un principio, sobre todo cuando acepta a la ciencia en su investigación como método necesario para combatir el sufrimiento, elemento esencial en la vida del católico; claro sin olvidar mencionar el deseo sexual, natural en el ser humano, anti-natural en el celibato de los representantes del catolicismo. Y es por esta pasión, por la ciencia y la necesidad de formar un lugar mejor, que en su momento de convertirse en un mártir, momento extraordinario para la vida cristiana, revive para comenzar un sufrimiento y un gozo desconocido encontrado en el pecado, y que a pesar de su resistencia moral y física decae en un torbellino de pasión y de violencia fantástica. Un elemento que mencionar es que en la historia se combinan de manera magistral elementos actuales sobre películas consideradas de género, como “zombies” y “vampiros”, ya que la transformación se da mediante una transfusión de sangre contaminada, elemento completamente “zombie”, y la dotación de fuerza, inmortalidad y debilidad a la luz del sol clásico de cualquier historia de “vampiros”. Pero la esencia se encuentra en la misma “culpa”, y en la pelea entre el placer y la condena de una eternidad sedienta y caníbal.

Un gran ensayo sobre la moralidad católica con respecto a la lucha individual de una maldición no merecida, vivir bajo las sombras y el remordimiento de una vida de pecado que incluye el asesinato y cualquier tipo de deseo carnal. Su compañera es un atinado complemento para entender el debate moral de nuestros tiempos, ya que el sacerdote debe luchar constantemente con la fe católica como arraigo a la sociedad, contra el elemento primitivo de la sexualidad y del hambre que lo llega a sorprender en su unión con una mujer, que al no ser católica, no expresa ese mismo sentido de culpa, y por lo tanto tampoco de arrepentimiento. Una obra de autor que mantiene el interés en todo momento del espectador en sus más de dos horas de duración, una historia que puede ser bien entendida en casi cualquier parte del mundo cristiano. Aunque no llega a la extraordinaria carga de crítica y conciencia social de su trilogía sobre la venganza, es más una crítica a la moralidad de la iglesia católica (que no se confunda ya que no critica a la religión como filosofía). Una historia fuerte en los elementos representados, pero irónica en su mensaje, tal como lo explica el propio Chan-wook Park: “La clave de la misa católica es tomar vino, que simboliza la sangre de Jesucristo. Por tanto, creo que es muy natural que esta persona se convierta en vampiro. Este cura, acostumbrado a tomar la sangre de Cristo, quien salvó a la humanidad, ahora se convirtió en vampiro y debe matar a las personas para poder sobrevivir con su sangre. Con esta situación, su dolor aumenta. Puede decirse que es una tragedia, pero también maneja mucha ironía” (Tomado de lajornada.unam.mx, Jueves 8 de Julio de 2010, http://www.jornada.unam.mx/2010/07/08/index.php?section=espectaculos&article=a12n1esp.

Anuncios

~ por Carlos Wilson en 16 julio 2010.

Una respuesta to “La Culpa Eterna, La Sangre de la Vida, La Oscuridad del Vampiro.”

  1. Hola ¡
    Permíteme presentarme soy Cleofé, administradora de 5 blogs, visité tu blog y está interesante, Me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo también. Si estás de acuerdo no dudes en escribirme garciacleos@hotmail.es
    Éxitos con tu blog.
    Un beso
    Cleofé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: