Sencillo y Original, “Inception”, La Idea Brillante del Año.

Inception– 2010 – (Estados Unidos/Reino Unido) – Calif. 9.3/10

Duración: 148 Min.

Dirección: Christopher Nolan.

Guión: Christopher Nolan.

Producción: Christopher Nolan, Kanjiro Sakura, Yoshikuni Taki, Emma Thomas, Zakaria  Alaoui, John Bernard, Jordan Goldberg & Thomas Hayslip.

Producción Ejecutiva: Chris Brigham & Thomas Tull.

 Cinematografía (Fotografía): Wally Pfister.

Dirección de Arte: Luke Freeborn, Brad Ricker & Dean Wolcott.

Edición: Lee Smith.

Música: Hans Zimmer.

Reparto: Leonardo Dicaprio (Cobb), Joseph Gordon-Levitt (Arthur), Ellen Page (Ariadne), Tom Hardy (Eames), Ken Watanabe (Saito), Dileep Rao (Yusuf), Cillian Murphy (Robert Fischer), Tom Berenger (Peter Browning), Marion Cotillard (Mal), Lukas Haas (Nash), Pete Postlethwaite (Maurice Fischer) & Michael Caine (Miles).

Género: Acción, Ciencia Ficción, Suspenso.

El cine no solo es una expresión lúdica de la sociedad, claro que sus características lo vuelven el arte más popular y al que más acceso tiene la población mundial, siendo por ahora el arte con mayor proyección desde su propia dualidad, ya que cuenta con formas estéticas de gran asombro y con el interés económico y simbólico de dominación muy bien establecido desde mediados del siglo pasado, y del cual Hollywood no ha perdido el lugar central. Por eso los debates de los últimos años sobre la calidad y la saturación mes con mes de las salas comerciales y de cómo inundan nuestras ciudades separando las funciones del cine en la sociedad, ya sea como un simple esparcimiento en las salas de las plazas comerciales, o en el interés artístico y académico de unas pocas y pequeñas salas en el “circuito cultural”. Aunque siempre existirán detractores que la tachen de hollywoodense y demás adjetivos, “Inception” del ya aclamado Chritopher Nolan, tiene la gran cualidad de unificar públicos, de poder dirigirse a uno más especializado y narrativamente exigente, así como a la masa que llena las salas ante la espectacularidad visual de las nuevas tecnologías del cine, al fin y al cabo es una película u obra cinematográfica de la cual se hablara en todas partes, y que para la época de premios suntuosos y criticados a principios del próximo año, y que hasta los llamados críticos ven, será muy mencionada por su calidad narrativa y minuciosidad industrial.

“Inception” cuenta una historia en donde la realidad concreta y onírica es explicada de manera muy extensa y sencilla, que puede comprenderse desde la visión particular de ciertas perspectivas, por eso Arquitectos, Psicólogos, Sociólogos, Surrealistas y hasta “chamanes” pueden salir de las salas de cine entusiasmados, y es que el nivel explicativo de Christopher Nolan y de su guión y desde los diálogos resultan muy lúcidos, que cualquiera puede entender. No existe un nivel muy elevado para su comprensión, los sueños como algo cotidiano y humano se revelan para el espectador como un interés universal por comprender sus significados, simbolismos y demás, la concepción de que las reglas que rigen la realidad concreta en los sueños pueden romperse es parte de casi la mitad de la vida de un individuo, de igual forma la sensación de que no se trata de una realidad alterna o creación meramente cerebral, el sueño solo puede partir de una realidad, entonces el sueño o el soñar se convierte en una realidad mucho más compleja ya que interviene el inconsciente, es una forma más completa de la realidad, ya que reglas sociales y morales se minimizan ante los deseos, secretos y ambiciones que se reprimen en el estado consciente con el afán de ser parte armonioso de una realidad especifica y externamente compartida como son las sociedades donde vivimos una cotidianidad, el sueño es estado más sincero del ser humano.

El planteamiento podría parecer de ciencia ficción, pero resulta que no es completamente así, no existe una sociedad altamente modificada en su tecnología a la actual, solo queda la posibilidad de tener sueños compartidos, de generar universos a partir de la memoria y de poder manipular la realidad en momentos y formas comunes desde una especie de laberintos para encerrar las mentes y lograr extraer información importante o insertar una “idea” que será pensada como un pensamiento original, complicada tarea del protagonista Cobb (Leonardo Dicaprio), quien reúne a un grupo de especialistas en el espionaje corporativo para el que se tratará de un último trabajo, que lo liberará de una persecución relacionada con la misma manipulación de los sueños. Este último se concentra en tratar de disolver un imperio corporativo implantando esta idea, lo que se convierte en el tema principal de toda la narrativa, generar una idea sencilla en la mente del individuo, cosa que no debería ser difícil en un principio, pero que es sumamente compleja cuando se trata de hacerla creer como idea del propio afectado, la fuerza de una idea es muy contagiosa, pero casi siempre se tiene consciencia de este contagio, el promover todo un universo a partir de una simple idea, sin duda una idea brillante expresada en una narrativa cinematográfica impresionante.

 Las formas de la realidad es un juego muy bien ilustrado por el director, explicado paso a paso por Cobb (Leonardo Dicaprio) en las instrucciones pacientes y extendidas que le hace notar a la joven reclutada Ariadne (Ellen Page), quien con frescura y ambición construye los laberintos por los cuáles hondan profundamente en las mentes de todos, y que advierte la complicada mente de su mentor y el recuerdo de su esposa quien oscurece y violenta la misión al no querer olvidarla. Las relaciones de una realidad “real” con leyes y reglas convencionales se diluyen principalmente en el tiempo, que se alarga hasta convertirse en realidades completas, en vidas totales, en donde los personajes pueden generar una experiencia de vidas a través de los sueños. Muchos temas se pueden manejar a partir de una obra tan atractiva a la vista y a la mente, el sonido se vuelve un modular para la tensión creciente a la que el autor nos tiene acostumbrados, los espacios se traspasan y el tiempo se estira y se encoje no solo en nuestra percepción, sino también en la realidad, la película dura más de dos horas pero no genera cansancio. Christopher Nolan ha creado toda una discusión al contagiarnos la idea de cómo construimos nuestra realidad y esta relación con los sueños, porque al final la discusión no es la historia de amor, los hijos de Cobb (Leonardo Dicaprio) o una crítica al mundo del corporativismo, sino como nos manejamos como individuos “egoístas” y “sociales” en este juego de realidades.

Se percibe una esencia integradora social y cultural en una historia que no es completamente original, pero que en su tratamiento genera una reflexión que se ha perdido en el cine comercial e inclusive en el de “arte”, no demerita al público como Hollywood ni trata de confundirlo en una conceptualización incomprensible estilo David Lynch, su nulidad arrogante le otorga brillantez.

Anuncios

~ por Carlos Wilson en 30 agosto 2010.

Una respuesta to “Sencillo y Original, “Inception”, La Idea Brillante del Año.”

  1. […] Carlos Wilson: Sencillo y original, “Inception”, la idea brillante del año. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: